JORDAN LA LEYENDA: SUS INICIOS

Decir Michael Jordan es hablar de la mayor estrella de la NBA de la historia. No hay mejor frase para definir a Jordan que las sabias palabras de Larry Bird  tras encajar 63 puntos: “Hoy he visto a Dios disfrazado de jugador de baloncesto”. Sin duda, Jordan ha rozado la divinidad exhibiendo su magia con la canasta.

Michael Jeffrey Jordan nació el 17 de febrero de 1963 en Brooklyn. Pero su familia se mudó a Wilmington, Carolina del Norte. Fue en el Instituto Emsley A. Laney, donde jugó al baloncesto, béisbol y fútbol americano. Fue allí donde utilizó por primera vez el número 23 que le iba a acompañar toda su carrera.

Aún siendo un buen jugador y atleta, fue apartado del equipo de baloncesto en su segundo año por su altura. En el verano siguiente, Jordan creció 10 centímetros y entrenó durísimo para poder hacer un año senior extraordinario. En este año promedió un triple-doble: 29,2 puntos, 11,6 rebotes y 10,1 asistencias. Además fue seleccionado en el McDonald’s All-American Team.

La Universidad, forjando la leyenda de Jordan

Gracias a estos “numerazos” en el instituto, Jordan recibió una beca de baloncesto en la Universidad de North Carolina. En su primer año fue entrenado por el mítico Dean Smith. 

Además fue nombrado el mejor jugador de primer año de la temporada (ACC Freshman of the Year). Ese año  promedió 13,4 puntos por partido con un 53,4% en tiros de campo. Esa temporada, James Worthy comandaba a su equipo. El grandísimo jugador que triunfo junto a Magic Jonhson y Abdul-Jabbar en los LakersEn la final de la NCAA de 1982 ante Georgetown Hoyas, Jordan dio el campeonato a los Tar Heels con una canasta de dos puntos en suspensión.  Y en el equipo contrario el histórico de los New York Knicks de los pívot Patrick Ewing. (Mira los High lights  de La final del 1982 en este video)


El 1984 fue clave para Jordan. Ganó galardones como el mejor jugador universitario del año (Naismith College Player of the Year) y el Premio John R. Wooden.  Además fue drafteado en la tercera posición por los Chicago Bulls. LosHouston Rockets, y sobre todo Portland Trail Blazers, que eligieron a Hakeem Olajuwon y Sam Bowie, se perdieron la oportunidad de saborear y deleitarse con la magia del más grade de todos los tiempos.


Para culminar el año, representó a Estados Unidos en los Juegos Olímpicos. En estos, se disfrutó de futuras estrellas como Ewing, PerkinsMullin. Ese esplendido equipo amateur  derrotó en la final contundéntemente a la España de los Epi, Corbalán y Fernando Martín.

DESCUBRE MÁS FRASES DE JORDAN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *