JORDAN LA LEYENDA II: EL REY DE LA ANOTACIÓN

Escribir sobre Jordan en estos años es hablar del rey de la anotación más joven.

En tan sólo 6 temporadas, Jordan consiguió 14.016 puntos convirtiéndose en el jugador exterior más joven en conseguir esas cifras. Además hay que subrayar que  su segunda temporada estuvo lesionado, y solo disputó 17 encuentros anotando 451 puntos. Para que os hagáis una idea, un poco menos lo que lleva Wesbrook  en 8 temporadas (14,798).

Los primeros años en la NBA

Jordan dio un vuelco a Chicago y causo un furor inmediato como rookie. Esa temporada promedió 28,2 puntos por partido con un porcentaje en tiros de campo de 51,5. Esos extraordinarios números lo convertirían en un ídolo en toda la NBA.  Además, Michael Jordan disputó el All-Star Game desde el quinteto inicial en su primer año. Esa temporada también se llevaría el Rookie del Año. Los Bulls consiguieron un récord de 38-44, perdiendo en primera ronda ante Milwaukee Bucks en cuatro partidos.

En su segunda temporada, solamente pudo jugar 17 partidos de fase regular por una lesión en el pie. Como consecuencia, los Bulls terminaron la campaña con un 30-52 y se  pudieron clasificar para los playoff.  Cayeron ante los Boston Celtics  de Larry Bird en primera ronda por 3-0. Aunque Jordan se recuperó  y promedio 43,1 puntos, no pudo evitar la eliminación contra la apisonadora de los 80. El 20 de abril del 1986, Jordan se convirtió en el máximo anotador en un partido de playoffs (63). Tras ese partido, que se fueron prórroga, hubo unas míticas palabras de palabras de Larry Bird que plasmaba el partido histórico de Jordan: «he visto a Dios disfrazado de jugador de baloncesto».

En la temporada posterior, consiguió uno de los promedios anotadores más altos de la historia con 37,1. Jordan y Wilt Chamberlain  son los únicos que puede presumir de anotar más de 3000 puntos en una sola temporada. A pesar de sus épicos números, el mítico Magic Johnson le arrebató el MVP. Los Bulls ganaron 40 partidos y se clasificaron para los playoffs por tercer año consecutivo. Sin embargo, de nuevo fueron barridos por los Celtics que acabaron otro año 3-0.

La frontera, los dominios de los Bad Boys

La temporada del 1987-88 también fue excelente para el Jugador franquicia de la ciudad del viento, promedió 35 puntos con 53,5% en tiro, finalmente consiguió su merecido primer MVP de la temporada. Además de ello, también recibió el premio al Mejor Defensor, una singularidad para un jugador exterior. Los Bulls finalizaron 50-32 y pasaron la primera ronda ante Los Cavs en cinco partidos. Pero empezarían a pisar terreno peligroso en las semifinales de conferencia ante Detroit Pistons y sucumbiría frente al equipo liderado por Isiah Thomas.

El campeonato del 1988-89, Jordan promedió 32,5 puntos (53,8%) y los Bulls alcanzaron las 47 victorias. En estos  playoffs dieron un paso adelante escalando hasta  las finales de la Conferencia Este apenando del camino a Cavaliers y Knicks. Tampoco puede quedarse en el tintero, la serie ante los Cavs, la mítica canasta sobre la bocina de Jordan ante Craig Ehlo denominada «El Tiro» (The Shot). Este tiro se decidió la eliminatoria.

Con 6 segundos en el crono Los Cavs conectan con Craig Ehlo que se marcó un «entradón» para dar  una ventaja de 100-99.  A falta de 3 segundos Chicago pidió un tiempo muerto. Por supuesto para darle la responsabilidad a Jordan. Estuvo sobre una doble defensa de Ehlo y Nance. Jordan primero se movió a su derecha fintando, abriéndose a la banda recibió un pase de de Brad Sellers. Con una arrancada increíble desequilibra a Ehlo para poder ganar un espacio hacia el centro.  Fue sobre la linea de tiros libres que Jordan realizo un Jump Shoot. Ehlo intento evitar lo inevitable, que Jordan hiciera una genialidad y los Bulls Ganasen 100-101Jim Durham, comentarista de la radio de los Bull, comentó: ¡En mis días en la NBA, 16 años, esta es la mejor serie que he visto! «

Desgraciadamente toparían con los dominios de los bad boys, que ese año quedaron campeones. Esta eliminatoria a seis partidos se utilizó una estrategia defensiva para parar al jugador estrella de los Bulls, denominada Jordan Rules, que  consistía en dobles e incluso triples defensas ante el escolta cada vez que tocaba el balón. 

En la temporada 1989-90  empezó a germinar lo que sería un equipo campeón. Este equipo estaba liderado por Jordan, apoyado por nuevos jugadores como  Pippen y  Grant, además en dirección Phil Jackson. Jordan promediaría 33,6 puntos por noche (52,6% de tiros de campo) liderando a los Bulls a un récord de 55-27. Pero llegarían una temporada más a las finales de conferencia y como si de un “déjà vu” se tratara, los Pistons volverían a derribar a los Bulls Y se llevarían el título de campeones de la NBA por Segundo año consecutivo.

DESCUBRE MÁS FRASES DE JORDAN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *