¿EL SECRETO DEL TALENTO DONDE SE ESCONDE? LA MIELINA ES LA RESPUESTA

¿Por qué Estados Unidos o los países Balcánicos son las canteras de estrellas del baloncesto? Hasta ahora muchos recurrían a la genética para darle el valor a los a estos países, pero los científicos han descubierto que la clave del talento está en la mielina.

¿Qué es la mielina? nos podemos preguntar, pues es una lipoproteína que recubre en forma las neuronas y permite la transmisión de impulsos entre ellas,  rodea los nervios como «si se tratara de un recubrimiento de goma que envolviese el cable elecrtico de cobre» con el objetivo de que la señal sea más veloz y fuerte e impida que se escapen los impulsos nerviosos. Envolver con mielina los nervios requiere gran cantidad de tiempo, energía y durante la infancia se desarrolle de un modo más rápido, «todos podemos mejorar aquellas habilidades que nos apasionan».

En Estados Unidos tenemos una clara confirmación de la presencia de mielina en los playgrounds de grandes ciudades, como New York, Chicago, Los Angeles… Y a parte el sistema deportivo estadounidense origina “semilleros de talento” tanto el sistema de High School como universitario, dan la oportunidad a los jugadores  de generar mielina a cantidades ingentes gracias a un entrenamiento diario.

Un claro ejemplo de un semillero de talento son los Países Balcánicos, con casi 22 millones de habitantes consiguen una cifra muy complicada tener en activo en la NBA 16 jugadores (Croacia 4,3 M/hab. 6 jugadores, Serbia 7,2 M/hab. 3 jugadores, Eslovenia 2M/hab. 3 jugadores, Montenegro 0,6M/hab. 2 jugadores, Bosnia 4 M/hab. 2 jugadores).

Podemos decir que su cultura de deporte y su trabajo constante (un jugador de baloncesto que no se dedica profesionalmente a este deporte entrena como mínimo 2h diarias), hacen verdaderos ases del balón con pocos habitantes. Sí sumamos los habitantes de los países que aportan jugadores en la NBA son casi 11 millones de habitantes, podemos afirmar que supera la proporción de jugadores por habitante, a Illinois, un estado de EE.UU., que tiene censado a casi 13 millones de habitantes y aporta los mismos jugadores que los países Balcánicos(16).  De estos números podemos extraer, que gracias al trabajo se puede llegar a tener aun más talento . Como declara Dan Coyle en  su libro «Las claves del talento», «No se nace con genes mágicos». 

La práctica intensa de una habilidad, según Coyle, añade nuevas capas de mielina, por lo que las acciones y los pensamientos se vuelven más «veloces y precisos». Coyle, para escribir este libro, viajó alrededor del mundo en busca de los «semilleros de talento», descubrió en Brasil que el éxito de sus jugadores de fútbol no se debía a que «lo practicaran en la playa o a la bondad de su clima» sino a las horas que dedican al entrenamiento y, sobretodo, a las repeticiones de los mismos movimientos, y esto les hacían limar sus errores.

También el Autor  encontró otros ejemplos en sus de visitas a semilleros de talento, en una  de estas encontró el éxito de un club de tenis ruso que pese a sus precarias instalaciones, formaba a más jugadoras de máximo nivel que todo Estados Unidos. 

Como nos explica Coyle«Se necesita amor irracional hacia una actividad para ser capaz de trabajar duro»,  y aconseja que para incrementar la mielina, se debe dedicar tiempo a observar la habilidad que se quiere mejorar, descomponerla, (como decimos nosotros por fases) programar su practica, reducir su velocidad para facilitar su aprendizaje, y repetirla «siempre prestando atención a los errores». Además hace hincapié de la práctica intensa, se requiere motivación y un «maestro instructor», que enseñe «el amor hacia lo que se hace».

En próximos artículos hablaremos más profundamente sobre el factor del trabajo sobre el incremento mielina y, por lo tanto, del talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *